Los sanitarios de la zona de Salud de Castuera advierten que el tener un solo equipo médico en las urgencias de la localidad es «insuficiente e inasumible»

Y aseguran que el consejero de Salud desconoce el funcionamiento de las urgencias médicas rurales

SANIDAD

Los profesionales sanitarios de Atención Primaria y Atención Continuada de la Zona básica de Salud de Castuera advierten, tal y como han hecho ya a los directivos del Servicio Extremeño de Salud (SES) desde que se iniciaron los recortes, que un solo equipo sanitario de urgencias en Castuera desde las 22.00 hasta las 8.00 horas del día siguiente es «insuficiente e inasumible».

En una nota de prensa enviada a HOY, precisan que ya se han dado varias situaciones de urgencias vitales simultáneas, «que por habilidad de los profesionales y por suerte se han resuelto», pero que pueden traer consecuencias de muerte de algún paciente.

Ante la falta de respuesta del SES de esta situación local, los profesionales acordaron reclamar desde el Centro de Salud una solución por escrito y se remitieron dos cartas a la gerencia de salud del área Mérida-Don Benito-Villanueva de la Serena los días 19 de julio y 19 de septiembre de este año. Asimismo, se expuso el problema en el Consejo de Salud de Zona celebrado el 20 de junio. Pero, según explican «seguíamos sin obtener ninguna respuesta».

Sobre la visita que realizó en Castuera el consejero de Salud, Luis Alfonso Hernández Carrón el pasado 14 de octubre para informar a los ciudadanos sobre la política sanitaria y social que se estaba llevando a cabo asistieron varios miembros del equipo sanitario de la zona de salud con la intención de exponerle el problema.

Y tras informar al resto de profesionales y analizar las respuestas de Hernández Carrón, los sanitarios de la localidad llegan a la conclusión que el consejero «no dice toda la verdad y desconoce la labor que estos equipos desempeñan a la hora de resolver una urgencia médica».

En cuanto a las declaraciones del miembro del ejecutivo regional sobre que no se había quitado ningún equipo médico del Punto de Atención Continuada de la localidad, los sanitarios invitan a los ciudadanos a que comprueben si a partir de las 22.00 horas hasta las 8.00 de la mañana del día siguiente hay uno o dos equipos médicos en la zona de salud de Castuera, que hasta el 1 de julio de 2012 «había dos equipos».

El consejero dijo que el equipo del PAC de Monterrubio se concedió por motivos políticos y los sanitarios aclaran que en la zona de salud ya había dos equipos médicos porque existen 13.000 habitantes distribuidos en 6 poblaciones y con una dispersión geográfica de 40 kilómetros cuadrados. «Lo que se concedió por motivos políticos es que uno de los dos equipos se localizase en Monterrubio de 15.00 a 24.00 horas, pero a partir de esa hora, dicho equipo volvía al Centro de Salud por si surgían urgencias simultáneas» añade la nota.

Además, califican como «inaudito que el máximo responsable en sanidad en Extremadura diga que las vidas se salvan en los hospitales y no en los PAC de los pueblos. Pensamos que al menos debería informarse de qué va esto de salvar vidas».

Los sanitarios asistentes a la reunión le preguntaron algunos aspectos concisos sobre qué hacer si surgen dos situaciones de urgencia vital al mismo tiempo y el consejero les contestó valorar cuál de ella es más urgente y atenderla y al reiterar la pregunta le responde con la cuestión  «¿quiere usted que ponga a un médico más? Puedo hacerlo pero como no hay dinero puede que al año que viene tenga que despedirlo a usted, además que la ley dice que tiene que haber un equipo médico de atención continuada por cada zona básica de salud cumpliendo los tiempos de espera de 30 minutos». Pero los profesionales insisten en por qué en Cabeza del Buey y Zalamea con población y dispersión geográfica similares a la localidad existen dos equipos médicos.

Ante este «agravio comparativo» y tras todos los desatinos escenificados por el consejero de Salud, los miembros de los equipos sanitarios de la zona de Castuera expresan «su malestar e indignación ante el SES por la falta de consideración hacia los pacientes y hacia nosotros, consideramos que es una injusticia el trato discriminatorio que se da a nuestros pueblos en el acceso de urgencias con respecto a ciudades, seguimos sin obtener respuesta a nuestros escritos y tampoco a otros anteriores en el que reclamábamos a los celadores despedidos y cuyas funciones estamos desempeñando».

Por último, señalan que es después que ocurre una desgracia cuando se piden responsabilidades y se ponen los medios para que no vuelva a suceder y por ello, lanzan la siguiente pregunta: «¿esperamos al primer muerto señor consejero? ».