La noche se llenó de duende y compás con el XVIII Festival Flamenco de la peña 'Manzanito de Castuera'

Participaron los cantaores Miguel de Tena, Rocío Segura y Emilio Serrano y los guitarristas Antonio de Patrocinio hijo, Gonzalo Cortés y el joven Luís Morillo

Miguel de Tena y Antonio de Patrocinio hijo en un momento de su actuación
FLAMENCO

Más de medio millar de personas disfrutaron del XVIII Festival Flamenco de Verano de la peña 'Manzanito de Castuera' celebrado en el pabellón de actos y exposiciones del Salón Ovino de La Serena, y que contó, como figuras destacadas, con la presencia de Miguel de Tena, Rocío Segura, ambos ganadores de la prestigiosa 'Lámpara Minera' del Festival del Cante de Las Minas de la Unión, y los guitarristas Antonio de Patrocinio hijo y Gonzalo Cortés.

Variada y completa resultó la extraordinaria velada flamenca que se prolongó por espacio de cuatro horas y que comenzó con la actuación del joven guitarrista de la localidad afincado en Badajoz, Luís Morillo Peña.

Durante su actuación, Morillo Peña, ofreció un repertorio muy purista interpretando con notable acierto los palos más clásicos del flamenco arrancando los primeros aplausos del público, en un comienzo de festival que presagiaba una gran noche para los apasionados del flamenco de verdad.

La noche flamenca comenzó a entrar en ambiente con la actuación del cantaor de Don Benito seguidor de Antonio Molina, Emilio Serrano. Acompañado a la guitarra por Gonzalo Cortes, Emilio Serrano encandiló al público con magistrales interpretaciones de los temas más conocidos de Antonio Molina.

Emilio Serrano se declara seguidor de la gran voz y estilo de Antonio Molina y por eso su tercer disco "Emilio Serrano recordando Antonio Molina" esta dedicado a ese gran maestro de la canción.

Tras el descanso de rigor, la segunda parte de la velada flamenca estuvo alumbrada por el resplandor de dos 'Lámparas Mineras', Rocío Segura y Miguel de Tena.

Rocío Segura, fue la encarga de poner la voz femenina en la velada y demostró su ya dilatada experiencia sobre los escenarios a pesar de su juventud, comenzando con unos tientos, seguido de malagueñas, abandolaos, granainas, milongas, alegrías, bulerias y rematando con unos fandangos ante un público totalmente entregado con la cantaora almeriense.

La cantaora almeriense, ganadora de 'Lámpara Minera' y considerada como una de las voces femeninas más preciadas en el mundo del flamenco, ofreció un recital sobrado de conocimiento y una lección de cante flamenco con la que supo arrancar los olés más sentidos de la noche.

Acompañada a la guitarra por Antonio de Patrocinio hijo, su poderosa voz y su dominio del compás cautivaron a un público que premió su magnifica actuación con sonoros aplausos.

Para finalizar y como broche de oro a este festival que en esta décimo octava edición presentaba uno de los carteles más completo de su dilatada andadura, subió al escenario Miguel de Tena.

Era la actuación más esperada de la noche y cumplió con creces. Miguel de Tena cantó con su oficio habitual, lo cual ya es mucho, y cautivó de nuevo al público con su enorme calidad y demostrando, una vez más, una energía y una profesionalidad propias únicamente de las personas dotadas especialmente para la interpretación de los cantes flamencos.

Como en anteriores comparecencias en la localidad, Miguel de Tena demostró su talento sobre las tablas, interpretando de manera ortodoxa, tradicional, y ajena a tendencias seudo flamencas, tarantas, soleás, alegrías, tangos, tientos, marianas, bulerias o granainas en un generoso repertorio que remató, como en él es habitual, con una serie de fandangos cantados en pie y a viva voz ante un público que agradeció y premió su actuación con una ovación de varios minutos.

Por otra parte, destacar la magnífica guitarra de Antonio de Patrocinio hijo que se acopló perfectamente a los cantes, envolviéndolo en su momento preciso y dando fuerza donde es necesario, para crear un preciso equilibrio entre cante y toque.

En definitiva, una extraordinaria velada flamenca que quedará en el recuerdo de peñistas y aficionados como una las mejores de todas las celebradas en la localidad.