Años de olvido para la Piscina Natural del Zújar

Las quejas vecinales ya se han hecho notar por el deterioro de las instalaciones de la Piscina Natural desde que fuese declarado de riesgo su uso para baño

Estado en que se encuentra la orilla de la Piscina Natural. / FOTO: PABLO CARRILLO
MALESTAR VECINAL

La piscina natural del Zújar, incluida la zona de recreo en pie de presa, fue construida en el año 1996 a través del Parque de Maquinaria del Ministerio de Medio Ambiente (actual Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente).

Según los datos aportados por la Confederación Hidrográfica del Guadiana, la inversión total fue de 136.491.081 pesetas (820.327,92 euros).

Unos años después, un estudio reveló la presencia de salmonella en la zona de baño. Se trata, en palabras del Servicio Extremeño de Salud (SES) de "un riesgo sanitario evidente", por lo que fue prohibido su uso y los bañistas fueron evacuados del agua por la policía, según atestiguan algunos vecinos del Poblado de Pescadores que se encontraban en las inmediaciones. La falta de información a este respecto es notable.

Desde aquel día hasta hoy, se desconoce si las instalaciones vuelven a ser aptas para el baño o no y, según afirman" algunos de los residentes del poblado donde se ubica, "la gente sigue haciendo un uso recreativo del agua". "Están jugando con su salud", aseveran, pues el área carece de carteles informativos o disuasorios y "la puerta siempre está abierta".

Además, las instalaciones han sido objeto de robos y desperfectos causados por vándalos, que llegaron a "destrozar" los aseos por completo, entre otras cosas como mesas o merenderos. Gran parte del vallado ha sido arrancado y la basura se acumula en las orillas del agua y el resto del recinto.

REACCIONES

Por parte del Ayuntamiento de Castuera, el alcalde Paolo Atalaya afirma que "no se trata de abandono", pues considera de gran interés e importancia las instalaciones de la piscina natural, que considera un "espacio magnífico que todos los partidos de la localidad tenemos interés en recuperar".

El edil también asegura que no están "de brazos cruzados" y dice haber contactado en varias ocasiones con la Directora General de Turismo, la cual aplazó dos veces su visita.

Por el momento, firma su compromiso de "cerrar la puerta y colocar carteles informativos", a la espera de realizar un nuevo análisis químico del agua para esclarecer el estado en que se encuentra.

Mientras tanto, vecinos del poblado, de Castuera y de sus alrededores, se lamentan por el desperdicio de los más de 800.000 euros de inversión y de la incapacidad de disfrutar de un lugar "tan bello y natural".