Castuera se queda sin avión

Operarios de la base aérea de Talavera desmontan y se llevan el avión F-5 de la rotonda cerrando así un capítulo polémico en la localidad

FIN A UN POLÉMICO CAPÍTULO

Castuera amanecía sorprendida por la rápida reacción y difusión en redes sociales de quienes vieron acercándose vehículos de gran tonelaje hacia la localidad. Así, a las 9:30 horas llegaban operarios del Ejército del Aire procedentes de la base aérea de Talavera junto a otros miembros de las Fuerzas Armadas de Sevilla, que portaban camiones para el transporte del avión.

Un despliegue de Guardia Civil y Policía Local también fue dispuesto en la zona para evitar posibles altercados dada la gran controversia que ha suscitado el tema, y ocuparon también labores de control del tráfico de un lugar tan concurrido, ya que se trata de una de las principales entradas del municipio.

Comenzaron pronto con los trabajos de anclaje y amarre del fuselaje del avión y las inmediaciones de la rotonda se convirtieron en lugar de reunión de los cientos de castueranos interesados en contemplar la operación.

Además, miembros de la plataforma ciudadana Aguante Castuera se personaron en el lugar y junto a múltiples seguidores corearon lemas como "este es el avión del pueblo de Castuera" y no perdieron ningún detalle de la retirada, la cual siguieron estrechamente. También se pudieron ver aplausos y vítores emotivos hacia Alejandro, miembro de la plataforma y cabeza visible por las múltiples acciones que ha llevado a cabo para evitar la retirada, como la recogida de 1.466 firmas que fueron presentadas en el Ayuntamiento, y que de nada sirvieron.

Aunque la hora prevista para finalizar la retirada y traslado del aparato era las 16:00 horas, surgieron problemas fruto de "unas soldaduras" posteriores a su instalación que dificultaron las labores de extracción de los 2.500 kilos de aeroplano y fue necesaria la intervención de un soplete para cortar losn hierros de la estructura, ya que fueron vanos los intentos de hacerlo con varias radiales.

Los ánimos se fueron caldeando y lo que fuera un encuentro pacífico y respetuoso, se tornó en un acto de violencia y carencia de civismo cuando una parte de los presentes comenzó a arrojar huevos y a proferir insultos contra algunos simpatizantes de Izquierda Unida que también presenciaban el proceso. Del mismo modo se escucharon varios cánticos de gran contenido ofensivo contra el concejal de la agrupación de izquierdas Antonio Núñez y se produjo un intento de agresión que finalizó con la huida con escolta policial de este pequeño grupo. Según afirman algunos de los presentes, uno de ellos provocaba a los detractores de la retirada con "gestos y risotadas".

Una vez que el avión tomó tierra gracias al trabajo de una grúa, los operarios militares procedieron con celeridad a la separación en cuatro piezas del F-5. Por una parte el timón de profundidad o cola, por ser especialmente aparatoso y sobresalir del camión, los planos o alas y el cuerpo.

Ya terminadas las labores, el avión partió con dirección a Talavera cerca de la medianoche.

El comandante de la base aérea de Talavera Andrés Caballero Triviño desconoce cuál será el paradero del aparato, aunque encuentra "probable" que su destino sea Badajoz, ya que la ciudad ha solicitado un avión y el de Castuera requiere de poca preparación para ser instalado de nuevo.

En otro orden de cosas, los asistentes también quisieron manifestar su desacuerdo con la promesa del Ayuntamiento y su gobierno de que sería una operación a "coste cero" para las arcas del consistorio, pues hubo que contratar una pequeña grúa que, según fuentes cercanas, cobra unos "35 euros por hora" y permaneció casi toda la jornada en los trabajos. También quisieron destacar que el despliegue de operarios militares tienen un coste adicional por dietas y uso de maquianaria, por lo que de igual modo "son gastos que repercuten en todos los contribuyentes" y suscitó el desagrado entre los presentes, que tampoco dudaron en corear "¿dónde está el coste cero?".

La polémica ha acompañado 11 años al F-5 y parece que aún hay mucho que decir por la ciudadanía y la plataforma Aguante Castuera, que siguen queriendo dejar claro que "se ha tomado una decisión política en contra de la voluntad del pueblo".