En el Cementerio Municipal encuentran tres fosas con 36 personas represaliadas durante la época franquista

Fruto de una excavación llevada a cabo en los años 2011 y 2012 y como parte de una investigación histórica y de archivo en el entorno de la localidad

Excavación realizada en agosto de 2012. FOTO: F. VÁZQUEZ

En el Cementerio Municipal de Castuera encuentran tres fosas, una primera con un total de 22 cuerpos, la segunda con 11 y la tercera con 3, lo que hace un total de 36 personas, ya exhumadas e identificadas, que fueron represaliadas durante la época franquista.

Estos datos forman parte investigación histórica y de archivo en el entorno de la localidad así como las excavaciones realizadas en los años 2011 y 2012 en el cementerio municipal y cuyos resultados recoge el libro 'De la ocultación de la fosas a las exhumaciones. La represión franquista en el entorno del Campo de Concentración de Castuera'.

Este ejemplar, editado y distribuido por la Asociación Memorial Campo de Concentración de Castuera (AMECADEC) cuyos autores son los arqueólogos e investigadores Laura Muñoz Encinar, Xurxo Ayán Vila y Antonio López Rodrígez, se trata del primer libro que presenta un estudio de la represión a partir de las exhumaciones de fosas comunes.

La financiación pública aportada por el Ministerio de Presidencia del Gobierno de España promovió estas excavaciones para la localización de nuevas fosas y discriminación de las fosas vinculadas a la violencia política de las que no son, comprensión de la organización espacial de las fosas y, en consecuencia, del proceso represivo, recuperación de los restos de personas asesinadas tanto procedentes del campo de concentración como de la comarca e identificación de individuos a partir de materiales arqueológicos y de los restos físicos y discriminación de las de sacas y otros tipos de violencia.

En este sentido, en declaraciones a los medios de comunicación minutos antes de la presentación del libro en Castuera, Laura Muñoz indicó que gracias a esas intervenciones arqueológicas «tenemos un poco la información que nos deja entrever los distintos patrones en los procedimientos y estrategias represivas que se llevaron a cabo en la zona de La Serena durante la dictadura».

A su juicio, el encuentro de tres fosas y el total de cuerpos exhumados es quizás un porcentaje bajo respecto a la represión tan fuerte que se llevó a cabo durante la época franquista en Castuera. «Esa cifra es pequeña si la comparamos con la lista de desaparecidos pero han arrojado información para el conocimiento de dónde fueron a parar estas personas desaparecidas y que les sucedió durante sus detenciones y durante el tiempo que tuvieron privados de libertad, cómo fueron ejecutados y qué pasado también posteriormente a partir del año 39 pero también durante el año 40» indicó.

Hasta el momento, aunque el proceso continúa abierto, desconocen la procedencia e identidad concreta de los cuerpos dada la complejidad ante el «gran número de desaparecidos en la localidad».

Muñoz alertó que hay otras zonas en el cementerio municipal que se han identificado «como posiblemente positivas con fosas comunes pero hasta que no se excaven en un futuro no se podrá saber si es así y cuántos cuerpos contienen».

El objetivo de este libro es además recuperar la memoria silenciada de las víctimas del franquismo en la comarca de La Serena y, más concretamente, en la localidad, «capital de la Extremadura libre primero y sede después de un infrahumano campo de concentración establecido por los vencedores de la contienda».

Por ello, este trabajo de investigación no se olvida de la necesidad de divulgar y difundir al conjunto de la sociedad esta historia de terror y la obligación ética y moral de recuperar, dignificar y preservar la memoria de las víctimas de la vesania fascista.