Entrevista con Francisco Morillo Fernández, director del Instituto de Enseñanza Secundaria de Castuera "IES Castuera"

ENTREVISTA

Francisco (Paco) Morillo Fernández es Licenciado en Ciencias Químicas y Director del Instituto de Enseñanza Secundaria 'IES Castuera'. En estos momentos en los que se insiste desde distintos ámbitos en la importancia de la educación y formación de los jóvenes para garantizar una sociedad dinámica y competitiva, hemos querido hablar con el director para conocer como ha sido este curso y cuales son los retos que presenta el futuro.

¿Cuál es su trayectoria profesional?

Realice la  licenciatura de Ciencias Químicas en la facultad de Ciencias de la Universidad de Extremadura terminando en 1977. Aprobé la oposición en el año 1.978 y desde entonces ejerzo como profesional en Castuera, primero en la Sección de F.P dependiente del Instituto de Don Benito y posteriormente  cuando fuimos transformados en Instituto de F.P primero y de Enseñanza Secundaria después fui nombrado el primer Director del Instituto de Secundaria que más tarde se llamaría "La Serena". Fui Director hasta la fusión de los dos  Institutos de Castuera en 2009. Fui también el primer director del nuevo Instituto de Castuera alternando con el director del "Manuel Godoy": Juan María Romero y desde el curso 2011-12 fui nombrado Director por cuatro años del IES de Castuera. Cargo que ostento en el momento actual.

¿Cuántos años lleva como director del Instituto?

Pues como acabo de comentar desde el año 1979 que fui nombrado Profesor Delegado de la Sección de Formación Profesional de Castuera, hasta el día de hoy, solo con el intervalo del segundo año de la fusión. En total 33 años.

¿Qué exige el ser director?

Una dedicación completa al Centro. En el momento actual de la Educación hay que ser Director las 24 horas del día, son muchos los problemas de un Centro como el nuestro con casi 800 alumnos 80 profesores y 22 miembros de personal no docente.

¿Cómo han sido los años de existencia de este centro después de la fusión de los dos IES que había en la localidad?

Mucho mejor que lo que yo personalmente esperaba, Ha habido una sintonía total entre los dos claustros que se fusionaron y la integración tanto de alumnos, como de profesores y personal no docente, es decir de la Comunidad Educativa del IES de Castuera, ha sido ejemplar.

¿Cuál es el balance, en el sentido más literal del término de estos años de funcionamiento del IES Castuera?

El balance es muy positivo. El Instituto con su idiosincrasia particular funciona  con una inercia positiva muy eficaz.

Un año más el curso llega a su fin, ¿Cómo han sido los resultados académicos?

Nos encontramos en este momento en el proceso de la tercera evaluación que es la evaluación final de los alumnos de segundo de Bachillerato, no tenemos en este momento resultados de los mismos, no sabemos aún cuál será el número de alumnos que accederá este curso a la Selectividad, pero teniendo en cuenta el desarrollo del curso, de las dos evaluaciones anteriores y teniendo en cuenta el potencial humano del alumnado de que disponemos, creo que el resultado será  semejante e incluso superior al de cursos anteriores. El resto de las enseñanzas (ESO, 1º de Bachillerato, Ciclos de Grado Medio y Superior y PCPI), no finalizan sus enseñanzas hasta finales de Junio

¿Cuáles considera usted que son las herramientas para mejorar los resultados académicos?

Las herramientas fundamentales son la implicación del  profesorado que en  nuestro caso es de una calidad excelente, la metodología empleada, la colaboración de los alumnos y del material tanto tecnológico como de cualquier otro tipo que ayude a conseguir los objetivos propuestos a principios de Curso.

¿Cuál es el punto flaco de los estudiantes que llegan ahora al instituto? ¿En qué necesitan mejorar?

Los alumnos de la ESO llegan en un principio un tanto desorientados, ya que proceden de un tipo de enseñanza, la enseñanza Primaria que es más rígida para ellos, pero cuando llevan unas cuantas semanas en el Instituto se encuentran plenamente adaptados e incluso hay que tener cuidado porque algunos se extralimitan en el cumplimiento de las normas de funcionamiento del centro y hay que hacer uso a veces, muy pocas de las Normas de Convivencia para que se adapten completamente.

Un pilar fundamental del proceso educativo es la familia, ¿Cómo es la relación entre el centro y las familias? ¿Están los padres más o menos implicados que antes?

Es cierto, la familia es el pilar básico de la educación. Se advierte perfectamente desde que el alumno pone los pies en el Centro del apoyo que han tenido de su familia. En nuestro Centro podemos considerarnos muy satisfecho de la participación y colaboración de las familias en el proceso educativo de sus hijos. Hay una implicación bastante aceptable en las tareas educativas y en su relación con el Instituto.

¿Qué expectativas de futuro tienen los alumnos que terminan con el título de la E.S.O.?

Tal y como se encuentra la situación actual en nuestro país, lo fundamental del alumno que termina la ESO desde mi punto de vista es continuar con estudios superiores, es decir Bachillerato y Ciclos Formativos tanto de Grado Medio como de Grado Superior, no en vano tenemos en nuestro Centro Ciclos Formativos de las Familias Profesionales de Administración, Electricidad y Electrónica, Automoción y Panadería, Repostería y Confitería que son muy aceptables para adquirir una formación profesional sólida que les sirva en un futuro no muy lejano.

¿Qué le parece la nueva ley de educación?

Como cualquier Ley nueva, lo principal es conocer cuanto antes el desarrollo de la misma y sobre todo que vaya acompañado cada programa de una dotación económica suficiente para poder desarrollarla adecuadamente

¿Cuál es el estado de salud de un instituto como este que está repartido en dos edificios?

El estado de salud del Instituto es bastante deficiente. Se trata de dos edificios bastante antiguos y es necesario acometer frecuentemente adaptaciones y obras de infraestructura, para poder adaptarlos a las necesidades educativas del Siglo XXI. Hay que revisar constantemente la calefacción, las techumbres, los patios..., lo que conlleva un gasto adicional, a veces no contemplado del presupuesto de funcionamiento del Centro, por lo que habitualmente nos encontramos muy escasos de recursos para poder acometer las adaptaciones que surgen.

¿Se ha notado masificación en las aulas este año?

Por supuesto, el incremento del número de alumnos por aula, unido  a la disminución del profesorado al aumentar el número de horas que imparten, lleva consigo una masificación en las aulas, no obstante por la fusión que realizamos en el año 2009 se nos permitió conservar durante unos años tanto la plantilla como el cupo de profesorado y eso ha permitido que no fuera tan numerosa la presencia de alumnos sobre todo en ESO.

¿Tienen alguna necesidad relativa a la financiación del instituto? ¿Necesitaría recibir más fondos o mejorar en algún aspecto?

El Instituto solo se financia con los gastos e funcionamiento que corren a cargo de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura. En años anteriores, sobre todo antes de la fusión estos presupuestos eran bastante asequibles, permitían cubrir gastos con desahogo. Los ajustes en educación de los últimos años nos ha obligado a restringir algunos gastos y adecuar el nuevo presupuesto a las nuevas necesidades que son mayores que antes, por lo que la financiación es muy escasa, la justa y necesaria para ir subsistiendo sin ningún tipo de alardes.

Los días previos a realizar esta entrevista, se producía el fatal accidente que costó la vida a cinco alumnos del Centro. ¿Cómo vivió la Comunidad Educativa este luctuoso suceso?

Cierto, ha sido un palo para este final del curso lo que el destino tenía reservado a nuestro Centro. Han sido cinco alumnos  de ESO nos que nos han dejado de forma inesperada. Es un suceso que en cualquier caso marca el devenir de un Centro Educativo pues no hay un manual que diga como hay que actuar en estos casos. Tenemos que agradecer a la Consejería de Educación la ayuda que nos ha prestado  para tratar de que se alterara lo menos posible el funcionamiento diario del Centro, poniendo a nuestra disposición un equipo de personas especializada en estas labores (orientadores, psicólogos..), así como a la Cruz Roja local por su inestimable ayuda sobre todo el primer día que los alumnos volvieron al centro, en el que fueron los propios alumnos los que nos dieron una lección a los adultos en cuanto a su comportamiento y madurez se refiere. Los días van pasando y la normalidad creeremos que es casi total.