Biblioteca Castuera. / f. v.

La Biblioteca Municipal de Castuera consigue el Premio María Moliner de Animación a la Lectura

Son varias las ediciones en las que la Biblioteca Pública Municipal 'Gonzalo Soubrier' ha sido galardonada en los Premios María Moliner de Animación la Lectura a nivel nacional

F. VÁZQUEZ / M. T.

La Biblioteca Municipal ha recibido un nuevo en el premio del Concurso de Animación a la Lectura María Moliner 2022, un certamen dotado con 2.000 euros que se destinarán a la ampliación de fondos bibliográficos.

La Campaña de Animación a la Lectura María Moliner es un concurso dirigido a municipios de menos de 50.000 habitantes, organizado por el Ministerio de Cultura y Deportes, en colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias, a través de la cual se premian los mejores proyectos o actividades de dinamización lectora de las bibliotecas municipales con el objetivo de fomentar la lectura en todos los colectivos sociales.

La Biblioteca Municipal 'Gonzalo Soubrier' de Castuera ha participado en esta iniciativa con el proyecto denominado 'La Lectura en Tiempos Revueltos'.

Según explican las bibliotecarias Buensuceso Sánchez y Eugenia Hidalgo, «el proyecto 'La Lectura en Tiempos Revueltos' considera de gran valor mantener las reacciones que se implantaron en tiempos de confinamiento Covid con las herramientas que tenemos a nuestro alcance desde nuestra pequeña biblioteca rural, y que han seguido usando y demandando nuestros usuarios y usuarias».

En este sentido, las bibliotecarias explican que, «la incidencia más obvia, según los datos de uso de eBiblio Extremadura y Nubeteca odilotk-Diputación de Badajoz, plataformas de préstamo gratuito de libros electrónicos y contenidos digitales, es el gran incremento de la lectura digital, aunque estas plataformas llevaban operando unos años antes, no tenían tanto auge como el adquirido en estos dos últimos y se mantiene».

Dos años de pandemia, en los según apuntan, «la Biblioteca y sus servicios fueron socavados por una crisis sanitaria sin precedentes que aún hoy sigue dando coletazos», y explican que «la Biblioteca tuvo que ponerse a trabajar casi al 95% online, de un día para otro: atender al servicio de préstamo por teléfono y entrega a domicilio, utilizar las redes sociales para difundir actividades online como exposiciones, cuentacuentos, novedades literarias, concursos o incentivar los clubes de lectura virtuales».

Ahora, consideran, «Internet y la tecnología están en el centro de esa reinvención y queda como resquicio para seguir disfrutando de la lectura en estos tiempos revueltos y hacer a la biblioteca más visible y accesible, acostumbrando a la población a emplear nuevas formas y modos de comunicación de una forma igualitaria e inclusiva con las nuevas habilidades».

«No se trata de reemplazar al libro físico, se trata, más bien, de sacar el mayor beneficio o partido posible de la tecnología y de las plataformas de Lectura en la Nube de forma legal y gratuita», concluyen.