Pleno extraordinario 29 abril. / f. v.

La intervención del alcalde sobre sentencia absolutoria de los cargos que se le imputaban centra la atención del pleno de ayuntamiento

Destacar también las emotivas las palabras de despedida que pronunció al final de la sesión el que ha sido Secretario General del Consistorio entre marzo de 2004 y junio de 2011, y junio de 2017 y mayo de 2022, Antonio Raúl Martínez

F. VÁZQUEZ / M. T.

El Ayuntamiento de Castuera celebró el pasado 29 de abril un pleno extraordinario en el que la intervención del alcalde, Francisco Martos, informando sobre la sentencia dictada por la Audiencia Provincial el día 21 del pasado mes de marzo, por la que se le absuelve de los cargos por los que le condenó el Juzgado de Don Benito, centró la atención de un pleno que también supuso la última sesión para el que ha sido Secretario General del Consistorio entre marzo de 2004 y junio de 2011, y junio de 2017 y mayo de 2022, Antonio Raúl Martínez, que a partir de ahora pasará a ser titular de la Secretaría del ayuntamiento de Monterrubio de La Serena.

La sesión, en la que excusaron su asistencia la portavoz de Cs, por motivos de salud, y la concejala de Biblioteca, por encontrase en un acto del Día Internacional del Libro que se celebraba a esa misma hora, arrancó con la aprobación, por unanimidad, del acta de la anterior sesión que celebró la Corporación Municipal.

Continuando con el Orden Día de la sesión se llegó a intervención del Alcalde, quien comenzó expresando que, «con el ánimo de informar de forma veraz sobre la sentencia dictada por la Audiencia Provincial, el día 21 del pasado mes de marzo, por la que se le absuelve de los cargos por los que le condenó el Juzgado de Don Benito», en la que se exponen con claridad cuestiones de gran calado, Martos indicó que, «que todo lo ocurrido en relación a este procedimiento judicial ha tenido la suficiente repercusión social y ha dado motivos suficientes de debate en el pueblo como para sentir la obligación, en estos momentos de informar, reflexionar y valorar desde mi perspectiva de alcalde, militante del PSOE y ciudadano lo que creo que ha sido un esfuerzo por parte de los grupos de oposición municipal y tres o cuatro personas más, para instrumentalizar, aprovechar y rentabilizar este suceso y así obtener rédito político o mejor dicho rédito electoral, aún a costa, como así ha sido, de su propia dignidad».

En este sentido, el alcalde apuntó que «es una satisfacción enorme comunicar oficialmente que la Audiencia Provincial revoca íntegramente la sentencia del juzgado número 1 de Don Benito, aquella que tanto celebraron algunos en noviembre de 2020 nada más conocerla, la Audiencia Provincial me absuelve de todos los delitos de los que desde enero de 2018 venía siendo acusado injustamente. Es verdad que la sentencia de la Audiencia Provincial contempla la posibilidad de interponer un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, pero como esto es algo que le corresponde a la otra parte, ignoro si se va a hacer o no».

Seguidamente, Martos pasó a valorar la sentencia del Juzgado de Don Benito, que entre otras lo inhabilitaba para el ejercicio del sufragio pasivo por tres años, lo inhabilitaba para el cargo de alcalde y lo condenaba a tres años de prisión, haciendo hincapié lo que podían haber supuesto cada uno de estas tres cuestiones en el caso de la sentencia hubiera llegado a ser firme.

Según expresó el alcalde, tras hacerse pública esta sentencia, «tanto PP como Cs vieron una oportunidad, no solo para socavar y revertir a su favor la voluntad popular mayoritaria del pueblo de Castuera manifestada en unas elecciones, sino que trataron de generar división en el equipo de gobierno municipal del Psoe, y en el Psoe regional. Durante mucho tiempo hicieron ostensible su deseo y su interés en que el Psoe me obligara a dimitir, incluso antes de obtener firmeza la sentencia».

En opinión de Martos, «confundieron el apoyo de mis compañeros y compañeras, su inconfundible aprecio a la presunción de inocencia y su fortaleza, con debilidad del partido. Lo que es peor no llegaron a ver, el apoyo silencioso, cálido y eficaz que la mayoría del pueblo de Castuera me comunicaba diariamente. Ese ha sido su error más grave, lo que, para PP, Cs y tres o cuatro más era una oportunidad para mermar la cohesión del Psoe y ganar rédito electoral, para el resto del pueblo era una injusticia manifiesta», y añadió que «su alegría exagerada les impidió percibir qué pensaba el pueblo de Castuera sobre lo que me estaba ocurriendo, demostraron una vez más lo alejado que están del sentimiento y de la realidad de la gente de Castuera».

En este sentido, Martos criticó duramente a los grupos políticos de la oposición PP y Cs, que «el mismo día que salió la sentencia condenatoria tanto desde el grupo municipal del Partido Popular como el de Ciudadanos y tres o cuatro personas más se pusieron a disposición de todos los medios de comunicación y redes sociales que estimaron convenientes, lo inundaron todo con valoraciones inauditas, sesgadas y malintencionadas sobre la sentencia, trataron de convertir mi condena provisional en una fiesta popular. Ni en su código político ni personal hubo hueco para la duda, ni el más mínimo resquicio de respeto a mi presunción de inocencia. Les importó muy poco la persona y mucho el horizonte de optimismo político-electoral que se abrió ante ellos. Hoy todo eso se ha esfumado y mis compañeros y compañeras se alegran, mis amigas y amigos se alegran, especialmente mi familia se alegra, mis nietos se alegran mucho más y yo me alegro».

En otro momento de su intervención, destacó que con esta sentencia de la Audiencia Provincial «se ha hecho justicia» y añadió que, «cumplí con mi deber que no es otro que procurar el buen gobierno y el funcionamiento razonable de un servicio municipal de vital importancia. Doy por bueno, a pesar de las penas sufridas, este espinoso recorrido porque la voluntad de servir al pueblo de Castuera, para quienes la tenemos, debe prevalecer frente al daño que provocan las mentiras, la persecución y los ataques personales incluso llevados al perverso extremo al que en este caso se ha llegado», subrayó Martos.

Asimismo, el alcalde indicó que, «no ha sido posible apagar mi voz, ni mi obligación, ni mi compromiso de continuar trabajando por Castuera. He recuperado mi libertad para decidir si me presento a las próximas elecciones. Permanece intacta la voluntad del pueblo de Castuera que hace tres años manifestó su deseo mayoritario de que fuera su alcalde. También quiero decirle al PP, Cs y tres o cuatro más, sin rencor alguno, que mis compañeros y compañeras, mis amigas y amigos, mi familia, especialmente mis nietos, los vecinos y vecinas de Castuera ya no tendrán que soportar la humillación ni el agravio de quienes pensasteis y disfrutasteis con la idea de que mi entrada en la cárcel resolvía alguno de vuestros problemas personales y políticos».

Finalmente, Martos concluyó su intervención agradeciendo el apoyo de compañeras y compañeros, amigos y amigas y familia. «Siento una gratitud enorme hacia la inmensa mayoría de Castuera por su amparo, su acompañamiento y por los ánimos que me han venido trasmitiendo durante esta larga espera».

Por otra parte, la sesión que prolongó por espacio de una hora y comenzó con palabras de reconocimiento del alcalde, en nombre de la Corporación Municipal a Antonio Raúl Martínez, en su despedida como Secretario del Ayuntamiento de Castuera y finalizó con una emocionada intervención de quien ha sido el Secretario General del Consistorio entre marzo de 2004 y junio de 2011, y junio de 2017 y mayo de 2022, dejó también la aprobación del plan de activación para el empleo local de Castuera, con los votos favorables de concejales del Equipo de Gobierno del PSOE y la abstención de los ediles de PP y Cs y con los votos favorables de PSOE y Cs y la abstención de PP, el inicio de Tercer Plan de Igualdad de Oportunidades de Hombres y Mujeres de Castuera.