Desperfectos en caminos / F. V.

Las lluvias causan daños en caminos y cultivos

Las persistentes precipitaciones causaron destrozos en puentes y grandes socavones en las vías rurales

F. VÁZQUEZ / M. T.

Las persistentes lluvias caídas en Castuera durante del pasado sábado 30 de octubre, día en el que se registraron 93 litros por metro cuadrado según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Amet), y hasta 130 litros según las mediciones hechas por particulares en diferentes zonas del término municipal, provocaron cuantiosos daños, sobre todo, en caminos badenes, puentes y también paredes, cerramientos y cultivos.

Aunque en el casco urbano los daños por inundaciones en sótanos y de plantas bajas de algunas viviendas, fueron menores, la lluvia se cebó especialmente en los caminos del termino municipal donde la fuerza del agua y las escorrentías, sobre todo en el río Guadalefra y los arroyos de la Venta, de los Arcos, la Mojeda y Lavandero, generaron socavones y corrimiento de tierras que los han dejado prácticamente intransitables tanto para turismos como para vehículos agrícolas, tal y como explican desde el servicio de Guardería Rural del Ayuntamiento.

Donde se ha notado más las consecuencias de estas lluvias torrenciales ha sido en los puentes de los caminos de los Molineros y de Don Benito o de La Senda del Rey, cuya titularidad corresponde a la Confederación Hidrográfica del Guadiana. De hecho, desde el Ayuntamiento se ha solicitado a las personas que manera habitual usan estos caminos para llegar a sus explotaciones agrícolas-ganaderas que, «tomen precauciones y, si es posible, eviten» estas vías.

También han sufrido las consecuencias de las lluvias numerosos cultivos, sobre todo de pistachos y olivar, así como las paredes y cerramientos de las fincas próximas a los arroyos que se desbordaron a causa de su mal estado de conservación y de la maleza que desde años invade su cauce natural.

En este sentido, desde el ayuntamiento ya han trasmitido a la Confederación Hidrográfica del Guadiana, la necesidad urgente de reparar los daños en los puentes y caminos, así como de limpiar el cauce de estos arroyos y riberas para evitar los desbordamientos e inundaciones y los consiguientes daños en propiedades tanto privadas como en las públicas.