Borrar
El peregrino Ángel Sánchez con sus caballos en la Plaza de España de Castuera F. V.
El peregrino Ángel Sánchez y sus caballos hacen parada en Castuera
CAMINO MOZÁRABE A SANTIAGO

El peregrino Ángel Sánchez y sus caballos hacen parada en Castuera

El Camino de Santiago mueve a singulares personajes.

F. VÁZQUEZ

Miércoles, 12 de abril 2023, 13:24

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En Castuera se ha hecho habitual ver pasar a peregrinos de distintas nacionalidades que transitan por el Camino Mozárabe a Santiago, pero hay entre ellos personajes singulares que lo hacen de una manera que llama la atención de quienes se cruzan en su camino.

Es el caso de Ángel Sánchez, un peregrino catalán recién jubilado, tras años como jefe de cocina en el famoso restaurante 'Más Pla' de Borrassá (Gerona), que el pasado martes llegó a Castuera haciendo en Camino Mozárabe a Santiago en solitario, con dos caballos, una mula y un perro.

Ángel Sánchez salió de Cabo de Gata en con dirección a Santiago de Compostela, un viaje de cerca de 3.000 kilómetros y unos cuatro meses pasando por Almería, Granada y Córdoba por el Camino de los Califas y la Ruta Mozárabe por Córdoba y Badajoz hasta Mérida, donde conectará con la Vía de la Plata. Desde allí quiere tomar dirección hacia Gredos, Ávila, seguir hacía Segovia y luego hacia el norte, dirección Santiago de Compostela.

Ángel Sánchez ha sido el último, pero no el único de los peregrinos que se pueden calificar como singulares ya que por Castuera han pasado peregrinos tan curiosos como Antonio Asensio, un almeriense que se propuso realizar a pie descalzo una ruta de 1.420 kilómetros desde su casa de Roquetas de Mar (Almería) hasta Santiago de Compostela para cumplir una promesa después de que su madre superara una dura enfermedad. La historia de este peregrinar y de su paso por Castuera quedó grabado en el documental '2.000.000 de pasos. Historia de una promesa' que realizó productora Digital Máster.

Quizás el caso más mediático de los peregrinos que han pasado por Castuera sea el un peregrino francés al que bautizaron como el peregrino 'cangrejo'. Se trataba de Michel Cerdán y hacía el Camino de Santiago al revés. Salió de Compostela y fue descendiendo por la Vía de la Plata en busca de Andalucía.

Lo curioso de este personaje es que recogía piedras de distintos lugares por donde pasaba y las enviaba a Paris en paquetes postales. Meses más tarde, en octubre de 2018, en la sala 'Almazara' del Museo del Turrón de Castuera se instalaba la exposición 'Camino de Piedras', con la que Cerdán dibuja su experiencia en caminos históricos como el Mozárabe o la Vía de la Plata a través de piedras y guijarros recolectados a lo largo de 1.300 kilómetros de peregrinación.

Esta experiencia del peregrino 'cangrejo' fue la que motivó a una pareja de peregrinos holandeses que pasaron por Castuera haciendo también el camino a la inversa en burro.

También pasó por Castuera Adriano Gasperi, un médico italiano jubilado que fue la primera persona en alojarse en el albergue de peregrinos de Castuera después del Estado de Alarma y el confinamiento por la pandemia del Coronavirus. Gasperi, que tuvo palabras de agradecimiento por el trato recibido en la localidad y en particular por la gestión del albergue, consideró que, «el hacer el Camino de Santiago es una experiencia que todo el mundo debería hacer al menos una vez en la vida».

Mas recientemente, el pasado verano pasó por Castuera la primera expedición en hacer Camino Mozárabe en silla de ruedas. José Ignacio y Rubén, ambos afectados por distrofia muscular, enfermedad degenerativa del sistema neurológico y muscular que les provoca una severa movilidad reducida, fueron los protagonistas de esta gesta impulsada por la asociación 'Abriendo CaMinus' para visibilizar a las personas con diversidad funcional y recaudar fondos para futuras investigaciones.

Estos son solo algunos de singulares personajes que transitan por el Camino Mozárabe a Santiago de Compostela en busca del sentido de la vida. Sin duda son muchos más los que pasan por la localidad, pero no todos hacen uso del Albergue de Peregrinos, ya que la planificación de las etapas hace que en muchos casos Castuera quede como punto intermedio entre la salida y la llegada.

En cualquier caso, el número de peregrinos que optan por pernoctar en Castuera crece cada año y ya son más 2.300 peregrinos de 47 nacionalidades diferentes los que ha recibido el albergue de peregrinos desde su apertura en septiembre del año 2014.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios