El Platanito y sus enanitos

Lance de una charlotada o toreo cómico. :: HOY/
Lance de una charlotada o toreo cómico. :: HOY

El toreo bufo del novillero de Castuera resiste en los pueblos

J. R. ALONSO DE LA TORRECÁCERES.

El Teatro Chino de Manolita Chen, la tómbola del Maño, los vinos de Cariñena, los cacharritos, el circo Kron, los turroneros y la charlotada. Ferias y fiestas de otro tiempo, pero también de nuestro tiempo. Pocas cosas han cambiado en los recintos feriales de los pueblos de Extremadura. El teatro chino desapareció, los circos ya no suelen coincidir con las ferias y la elección de la reina de las fiestas tiene sus días contados. Pero lo demás resiste. Incluso ese espectáculo grotesco y castizo llamado charlotada, donde un grupo de enanitos torea y juega con dos novillos. Hay asociaciones y municipios como Zaragoza, San Cugat del Vallés o San Sebastián de los Reyes que han prohibido los enanitos toreros, pero el espectáculo aguanta.

El 25 de junio, Diversiones en el Ruedo y sus Enanitos Toreros, troupe fundada en 2002, actuaron en la plaza de toros de Fuentes de León y el pasado 11 de agosto, triunfaron en Zahínos. En 2018, actuaron en 22 plazas de España y Portugal con llenos hasta la bandera en tres. Hubo el año pasado enanitos toreros en Jarandilla, Albalá, Salvaleón o Villafranca de los Barros. Esta temporada, han 'toreado' en unas 15 plazas, incluida la de Huesca, donde fueron el aperitivo de una feria con cuatro corridas muy extremeñas: mano a mano de Emilio de Justo con el francés Castella y buenas faenas de Perera, Ferrera, Ginés Marín y Leonardo Hernández.

Pero las charlotadas ya no son lo que eran. Hace 20 años, no faltaban en ninguna feria y llegó a haber 30 formaciones cómico-taurinas. Hoy solo quedan los Enanitos Toreros. Estos espectáculos empezaron a verse en las plazas de toros de España en 1918. Reciben el nombre de charlotada por uno de los artistas, el catalán Carmelo Tusquellas, fallecido en 1967, que fue el primero que se disfrazó de Charlot para torear. Vinieron después El Chino Torero, La Banda del Empastre, Popeye Torero, La Troupe de Charlot, Llapisera y Botones y las dos cuadrillas más famosas: El Platanito y su Troupe y El Bombero Torero.

El popular Platanito era extremeño. El llamado Cordobés de los Pobres, o sea, Blas Romero 'Platanito', nació en Castuera en 1945. Lo apodaron así porque su padre era frutero y tenía un almacén de plátanos, aunque poca relación tuvo con él y menos con su madre, que lo dejó en un hospicio de Badajoz y se lo llevó de allí a los nueve años para meterlo en un correccional de Olivenza. Blas no aguantaba el régimen carcelario hospiciano y a los 15 años se metió de polizón en la perrera del expreso de Madrid y acabó en la capital, donde se convirtió en un novillero polémico y llamativo que daba de comer plátanos a los toros, se montaba en ellos para sacarlos de chiqueros (la platanada) y, en 1972, cuando su heterodoxia perdió fuelle, fundó El Platanito y su Troupe, que colgaba el 'No hay billetes' en las plazas y de cuya parte seria salió Ortega Cano.

Porque las charlotadas tenían una parte seria protagonizada por un novillero que toreaba y mataba un novillo. En 'lo serio', se foguearon grandes figuras como Antoñete, Ojeda, Manzanares, Espartaco, Emilio Muñoz o Dámaso González. Pero la historia de El Platanito, que dio para una película ('Jugando a morir', 1966), acabó mal, con dignidad, pero mal: terminó vendiendo lotería por el madrileño barrio de El Pilar y quien lo orientó hacia ese modo de vida fue su buen amigo el futbolista Juanito.

Otro grande de la charlotada ha sido Pablo Celis, El Bombero Torero, que fundó su espectáculo con los enanitos del Circo Price en 1948 y aguantó hasta que en 2018 dio el relevo a 'Diversiones en el Ruedo y sus Enanitos Toreros', que se defienden en su Facebook de las críticas de asociaciones y grupos políticos que consideran una vejación estos espectáculos. Ellos replican que son artistas, que así tienen un trabajo (también actúan como gogós o stripers) y acaban su defensa con hastags que son una declaración de intenciones: #huevosgordos y #yosoyasiyasiseguire.