Alacrán en una escena de la obra. / F. V.

Producciones Galuka gustó y divirtió al público de Castuera

Exitosa representación de la obra 'Alacrán o la Ceremonia' de José Antonio de Lucía.

F. VÁZQUEZ

'Alacrán o la Ceremonia', la obra escrita e interpretada por José Antonio de Lucía, que el pasado viernes puso en escena la compañía Producciones Glauka de Puebla de la Calzada, gustó y divirtió al público que se dio cita en el teatro-auditorio del Centro Cultural.

Se trata de una tragicomedia, divertida, negra y absurda como la vida del protagonista, Alacrán. Entre arranques por flamenco y recuerdos, cuenta la historia de un triángulo amoroso entre Paquito 'El Santo', La Cangrejo y Alacrán, personajes de otros tiempos que desenvuelven como pez en el agua en el sórdido mundo de las antiguas tabernas españolas.

Estos personajes, que él mismo José Antonio de Lucía interpreta, acompañan en el viaje por la atormentada vida de este personaje de la comedia negra, un gitano marginal, pero con aires de grandeza.

En la escenografía, una maleta, una mesa y dos sillas crean diversos ambientes: un circo ambulante, una taberna mugrosa, un camerino, un tablao flamenco o una habitación cualquiera donde se desatan pasiones.

A medida que avanza la obra, Alacrán se va transformando, se multiplica y hasta se trasviste para terminar interpretando a «La Cangrejo».

Entregado de principio a fin de la obra, el público disfrutó con este personaje, un encantador de serpientes que canta, baila y juega a hacer de tripas corazón con su vida y recuerdos.

La representación, patrocinada por la Diputación de Badajoz a través del Programa D' Rule (Artistas en el Territorio), contó con la organización por la concejalía de Cultural en el marco de la programación cultural otoño-invierno 22-23.